viernes, 9 de abril de 2010

Una historia de vida

Atravezando la selva de asfalto, iba la mujer herida, por que hace algunos años la lástimaron mil mentiras y de un tajo le cortaron gran parte del corazón, solo le queda un pequeño trozo y un soplo de vida.

Se sentía bien, ella eso decía, dibujando una sonrisa, platicaba alimentando ilusiones y dando consejos siempre optimista. Aunque sus ojos no mentían, tenía la mirada triste, no reflejaban más que el llanto que todas las noches cuando nadie la veía soltaba, gemía, era tanta su pena y la soledad que la envolvía...

Se negaba a creer que tanto amor que entregó no tenía reciprocidad, se preguntaba ¿Donde estaba aquello que dicen que si deseas con toda el alma se te consederá? Aunque consiente del vil engaño ella lo amaba y su esperanza de verlo regresar era más fuerte, más grande que cualquier muralla y como muchos ilusos que hay, pensaba que su amor cambiaría a ese ser por una persona mejor, solo era cuestión de que él regresara.

Aveces cansada, deseando dejarlo en libertad pensando equivocadamente que de alguna manera ella lo ataba o le hacia daño su existir, porque el saber que era la causa de que él fuera llamado culpable de su dolor y una mala persona,deseaba que la muerte llegara, tenía más sentido morir que vivir.

A ratos dudaba de su cordura, a ratos se convencía de su locura.
Apenas si duerme y al siguiente dia se levanta muy erguida, se baña y se pone muy linda, con la misma ilusión de todos los dias, de que él hoy sí pudiese venir...
Y así han pasado muchos años.



7 comentarios:

Javier dijo...

awww

Dıαnα Lαurα dijo...

18 minutos de diferencia entre el primer y segundo comentario.
Sabes... me acabo de percatar que el tiempo... el tiempo es importante, porque nunca sabes qué hará.

Me gustó la entrada... triste y con un ritmo alegre, como cantado, vaya, eso es la poesía.

Bruja Bonita* dijo...

Querida Lulu:

Esta entrada nos dice que debemos aprovechar hasta el ultimo minuto de nuestra existencia en este planeta tierra, yo en HARTAS ocasiones me he sentido peor que la mujer de la que hablas; sin embargo, hasta hace no mucho tiempo entendi que tengo N-MIL motivo para estar Feliz...

Besos de la Bruja Bonita*

Al dijo...

Quién no se ha sentido así, alguna vez?? tal vez haya que poner todas las energías en una misma, no esperar un otro que nos complete -como nos han enseñado- ser felices y plenas por nosotras mismas y luego, recién, encontrar un otro que comparta en igualdad.

(mira quién habla, que estoy saliendo de una relación, reconstruyéndome a los ponchazos)

Muchos besos, mil

Karlita dijo...

En ocaciones en mi vive una mujersss así, de esas que cargan una gran pena pero tratan de ocultarla....pero no se puede!!!

Besos Lulusitaaa!!!

Jorgiux dijo...

Hola Lulu: Saludos amiga, con reespecto a las fotos de mi blog, las tomé en un viaje que hice ahora en semana Santa desde Minatitlán hasta Tamiahua pasando por Costa Esmeralda, una delicia visual y gastronomica, ojalá puedas algún darte una vuelta por estos rumbos, abrazos.

la MaLquEridA dijo...

Me hiciste recordar a Penélope de Serrat.



saludos.