lunes, 7 de marzo de 2011

Quiero crecer


Era un hermoso atardecer, de esos que disfrutas ver por tu ventana y ver el sol esconderse tras las montañas, pensando un poco en lo que soy y en lo que quiero...
Hay momentos en que me siento estancada en este camino de la vida, siento que he hecho mucho pero que aún me falta mucho más por lograr y hacer.
Pensé en ese momento que a lo mejor un cambio de look me haría sentirme bien, no sé tal vez alguna prenda nueva, un corte de cabello... Pero eso bastaría?
Caminé hacia mi cama y me recosté según yo para pensar mejor, todo mi pasado giraba en mi cabeza, confundida, enamorada, llena de años y me sentía como una niña que no sabe nada.
La vida siempre tan rara y con sus encrucijadas, siempre corriendo riesgos, siempre haciendo algo en lo que muchas veces aciertas u otras nos equivocamos, me he levantado al caer y he aprendido de ello...¿Soy lo que quiero ser?
Me levanté de la cama aún más preocupada, volví asomarme por la ventana ya la luna se veía, grande, hermosa, radiante...Sonreí al verla como si fuera ella mi mejor amiga y quien me ayudara para salir del trance en el que estaba... Empezó mi monologo ¿ Quien eres? -Soy una mujer más, un herrante sin parar, un ser que se equivoca, un cuerpo lleno de defectos, con un amor que nunca será eterno y que jura nunca dejará de amar...Pero segura que desea correr el riesgo. Humilde en su condición económica, pero ambiciosa en cierta medida y millonaria en amigos y afecto. Pero creo que no he crecido lo suficiente, veme estoy como una niña sin saber que hacer o a donde ir....
He hecho mi labor, me he impuesto metas y la mayoría las he alcanzado, para algunos soy ejemplo a seguir, para otros soy lo que menos desean ser en la vida, pero acepto con orgullo lo que soy y trabajaré aún mas para cambiar y madurar, quiero crecer asimilando lo que dejo atrás,
y contruyendo una nueva vida, quiero crecer y dejar huella por donde paso, proponerme nuevas metas sin importar las críticas ni los prejucios, quiero crecer y ser más valiente de lo que ahora soy, ser fuerte en mis ideales, aunque haya burlas, desaires, desamor, engaños y perdidas en lo que me queda por vivir.... Quiero crecer, pero no quiero dejar de ser la niña aveces inocente con fantasias e ilusiones que hay dentro de mi...

5 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Lulu!!! que gusto leerte de regreso.

Oye puedes seguir creciendo pero sin perder esa chispa de inocencia.


Un abrazo fuerte y gusto leerte de nuevo.


besos.

Al dijo...

Hola amiga, se te extrañaba....se puede madurar sin abandonar al niño que todos llevamos dentro...
algunas veces me he preguntado, aún lo hago, si realmente es ésto lo que quiero, preguntas existenciales, diría, que permiten que la vida sea vivida y no meramente transcurrida.

Un beso y Éxito!

antonio dijo...

Me encanta.
Gracias por tu vuelta.
Saludos

monik dijo...

Madurar y no dejar ni un trocito del niño que llevamos dentro es un error. Sería muy triste...
Un abrazo!

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Lo de niña es lo que más debes conservar. Ser niños, nos permite, así seamos adultos o provectos, mantener la capacidad para el asombro.
Tu texto, entre el género confesional y la subjetividad emocional,que atrapa por el carácter personal, e íntimo. Un abrazo, y cuelgo mi chinchorro en tu blog. UN abrazo. Carlos